Reflexión de Fin de Año

La felicidad no depende de una fecha

No sé si coincidas conmigo, pero pareciera que a muchos de nosotros nos da por hacer un recuento de nuestra vida al final de cada año. Esta reflexión de fin de año nos ayuda a ver cómo vamos en este viaje de la vida. Como si el cierre de un ciclo viniese cargado de una tan esperada renovación para nuestras energías físicas, mentales y emocionales. Confieso ser de ese grupo de «analistas de fin de año». Sin embargo, estoy convencida de que la vida que anhelamos se construye a diario. ¿Qué pasaría si eligiéramos, hoy mismo, trabajar en nuestros sueños? ¿Y si hiciéramos esto cada día, sería más fácil conseguir nuestros sueños? ¿Qué opinas?

Con cada fin de año, yo como muchas personas hago un recuento de lo vivido. Reviso, sueño y planeo. Además de eso, doy gracias por cada momento, por cada persona valiosa en mi vida, por todo lo aprendido, aun haya sido difícil.

Y si lo reflexionamos, podemos darnos cuenta de algo: la felicidad no es algo que se consigue cumpliendo propósitos o logrando metas. Definitivamente esto nos genera alegría y satisfacción. Sin embargo, la felicidad es un estado mental y emocional que uno elige. Y cada día es una oportunidad para construir la vida que deseamos tener.

Vivir como si fuera el último día

Vivir conscientes es vivir con la intención de disfrutar tanto las bondades como los retos del día a día. Elegir ver las dificultades como oportunidades para aprender y crecer y los buenos tiempos como regalos para sonreír y agradecer.

Ver a mis hijos crecer y a mi madre envejecer me recuerda nuestra realidad cambiante. La vida es pasajera. Así que elijo apreciarla con todo lo que venga.

Por eso, hoy que es fin de año quiero invitarte a recordar que tienes muchas razones para ser feliz y agradecer. ¡Sí, estoy segura de eso! ¿Puedes ver todas esas razones por las que hoy puedes dar gracias?

Ojalá que tú y yo y todos podamos entender que darle la vuelta a la hoja del calendario es por sí mismo un motivo de gratitud. Y que diariamente podamos cultivar la intención de vivir conscientes y agradecer por el simple hecho de estar vivos.

¿Y los sueños y los propósitos?

Los inicios de año nos llevan a planear, desear y construir sueños y esa es una maravillosa forma de renovar nuestra energía. Vayamos por nuestros sueños, pero no olvidemos que no necesitamos esperar a lograr todas esas metas para empezar a disfrutar la vida.

Razones para sonreír y agradecer existen en cada espacio, diariamente. En cada respiración, en nuestro propio cuerpo y en cada uno de los seres amados presentes en nuestra vida. Deleitémonos con las cosas maravillosas que ya existen ahora mismo en nuestra vida.

¿Y si estás solo? ¡Caramba! sal a ver y disfrutar del sol, la brisa, la lluvia, la nieve o la luna y las estrellas. ¡Estás vivo! ¿No lo has notado?

Deseo que hoy y cada día encuentres motivos para sonreír y oportunidades para caminar hacia tus sueños. Que cerremos este ciclo con una buena reflexión de fin de año, que preparemos nuestra mente y nuestro corazón para darle la bienvenida a lo que viene. Pero sobre todo, que sepamos apreciar y disfrutar cada estación de este maravilloso viaje llamado vida.

¡FELIZ AÑO!

-Claudia Vega.

Posdata: Si el contenido de este post te ha gustado, por favor compártelo con otros:

Ir arriba

Lleva mindfulness y bienestar a tu vida y atrévete a vivir plenamente

Ingresa tus datos y suscríbete para recibir tips prácticos e invitaciones a nuestros recursos gratuitos.

mindfulness meditation

¿QUIERES LLEVAR MINDFULNESS Y BIENESTAR A TU VIDA?

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe artículos y tips gratuitos para una vida plena y feliz