¿Qué se necesita para cumplir propósitos?

Si bien es cierto que no se necesita una fecha especial como el fin de año para trazarnos metas, también es verdad que a fin de año muchas personas reflexionamos en lo vivido y nos planteamos nuevos objetivos para el nuevo ciclo. Si te has trazado nuevos objetivos, lee este artículo y descubre qué se necesita para cumplir propósitos y que no queden solo en buenas intenciones.

Las estadísticas dicen que de las personas que se plantean propósitos de año nuevo, el 25% los llevan a cabo para fin de enero y solo el 8% los cumplen a fin de año. 

Entonces, ¿cómo hacer para ser parte de ese pequeño grupo de personas decididas que cumplen metas?

Te propongo aquí 7 sencillos pasos para llevar a cabo tus objetivos.

A manera de ejemplo pondré un propósito que muchas personas se plantean para el Año Nuevo: Hacer ejercicio. Lee estos tips, sustituyendo ese ejemplo por tus propios propósitos u objetivos.

1- Escribe una “Real-Lista” de objetivos

Escribe una lista de objetivos que sean alcanzables, medibles y actualizables. Los propósitos que son altamente demandantes generan agobio y por eso son abandonados fácilmente. Es preferible ir actualizando objetivos hasta llegar a la meta.

Tomando el ejemplo del ejercicio, muchas personas que actualmente no mueven un dedo se ponen la meta de “hacer ejercicio diariamente”. Y eso está muy bien, si eres todo terreno y logras siempre lo que te propones, ¡adelante! Pero si eres un humano más normal, quizá sea más razonable que empieces por plantearte y hacer 3 ó 4 días de ejercicio a la semana e ir avanzando cuando esto ya no te rete. Verás que si logras lo planteado inicialmente será mucho más motivador meterle más leña al fuego hasta lograr la meta.

2- Revisa el “por qué” de tus propósitos

Hacer las cosas sin un porqué es como salir de tu casa y caminar sin rumbo. Seguramente llegarás algún lugar, pero no será necesariamente uno al que desees ir. El porqué de lo que hacemos es la luz que nos ayudará a avanzar cuando sintamos que hemos perdido el rumbo. Es el sentido por el que nos movemos. 

En el ejemplo del ejercicio valdría la pena preguntarnos: “¿por qué quiero hacer ejercicio? ¿Es por un tema de salud, por apariencia física, por autoestima, porque lo mandó el doctor? Y verás como cada respuesta alimenta una emoción diferente y tiene un impacto distinto en el deseo de seguir adelante. 

Encuentra el porqué que realmente valga la pena para ti, el que realmente te mueva. De lo contrario, será más fácil que abandones la misión.

3- Ponle forma y fecha a tus acciones 

Nada que requiera de tu esfuerzo sucederá si te quedas solo imaginando. Para cumplir propósitos es necesario darle forma en tu mente y colocarlo en tu agenda. A esto le llamamos “plan de acción”. 

Para hacer tu plan te ayudará hacerte preguntas sencillas: ¿Cómo luce ese proyecto? ¿Qué acciones necesitas hacer para conseguirlo? ¿Cuál es la frecuencia de esas acciones: diaria, semanal, mensual? ¿El objetivo tiene fecha de caducidad, es decir, tienes que cumplirlo en alguna fecha determinada? ¿Cómo te sentirás cuando lo hayas conseguido?

Continuando con el ejemplo del ejercicio: ¿Qué tipo ejercicio harás? ¿En dónde lo harás? ¿Cuántas veces a la semana? ¿Cuánto tiempo cada sesión? ¿Necesitas algún material o ropa especial para realizarlo?

Acuérdate, mientras más claro lo tengas en tu mente, más fácil será llevarlo a cabo. Y no lo dejes al azar. 

4- Cuida tu energía

La voluntad es como la pila del celular, al paso del tiempo se agota. Así que si tu objetivo requiere de una buena carga de energía física, mental o emocional, ponlo tan temprano en tu día como te sea posible. Si en verdad estás dispuesto a cumplir propósitos tienes que ser intencional e inteligente. Usa bien tu energía.

5- Determínate y enfócate

Trata los objetivos que has colocado en tu agenda como si fueran la cita más importante con tu pareja, con tu jefe o con el mejor cliente de tu empresa.

Y dile no a todo lo que te aleje de tus metas. Si tú no te disciplinas y cuidas tu tiempo, nadie más lo hará por ti y tus propósitos quedarán en el cementerio de las buenas intenciones.

6- Revisa, mide y ajusta tus progresos

Para obtener los resultados deseados es necesario ver y medir el progreso y hacer los ajustes necesarios. Revisa tus acciones y mide resultados una vez por semana y si algo quedó a medias, simplemente ajústalo para la siguiente. 

Y muy importante, en este proceso no te flageles. Recuerda que esto se trata de ir avanzando y disfrutando el proceso. Recuerda que “Don crítico interno” puede ser un especialista en bajarle la moral a cualquiera. Presta atención a las voces críticas y recuerda que las personas damos más de nosotras mismas cuando nos sentimos felices y confiados.

7- Celebra cada avance y premia los frutos

La mejor manera de alimentar la motivación es sentirnos capaces y para ello viene bien celebrar los avances, por pequeños que parezcan. 

En el ejemplo del ejercicio, cada día que lo hagas, independientemente del tiempo que hiciste o del resultado que obtuviste, apláudete y reconócete simplemente por haberlo hecho. Pudiste haberte quedado en la cama, pero saliste de ella y eso tiene un valor.

Recuerda que los grandes logros son la suma de las acciones pequeñas, sostenidas a lo largo del tiempo.

Y  cuando hayas conseguido metas, date un premio, pero escoge uno adecuado y que aumente tu motivación. Por ejemplo, no te vayas a premiar con una semana de flojera después de haber logrado un mes de esfuerzos físicos. Mejor busca un nuevo outfit o regálate una ida al spa.

Y por favor recordemos que somos seres humanos en continuo crecimiento. En el camino puede haber baches y tropiezos. ¡Y si caemos, nos levantamos y listo! Seguimos adelante, con la vista puesta en nuestros sueños, porque estos no caen del cielo, se construyen día con día, paso a paso, acción tras acción. 

¡Tú puedes! Solo tienes que creerlo y por supuesto, ACTUARLO.


Si te Ha gustado este post, compártelo en tus redes:

Claudia Vega

Mamá, pediatra y psicoterapeuta

Acompañante de personas en crecimiento que desean vivir sanas, plenas y felices.

Dejar un comentario

Scroll to Top