Gratitud es la actitud

En el día a día vivimos situaciones de todo tipo, como en botica. Tenemos días buenos y días malos. Por una extraña y humana razón, de la que te platico en este artículo, parece que tendemos a notar lo negativo más fácilmente que lo positivo. ¿Será que nos cuesta trabajo apreciar lo positivo? Veamos por qué la gratitud es la mejor actitud.

Cuando las cosas marchan como esperamos nos emocionamos por un tiempo. Luego nos acostumbramos sin demasiada emoción. Pero cuando surge un problema o una situación difícil nuestra atención se enfoca en ello de inmediato, sin ver lo demás. Thich Nhat Hanh, un gran maestro Zen, explica este fenómeno con un simpático ejemplo: un dolor de muela.

Apreciar lo positivo

Dice Thich Nhat Hanh que cuando nuestras muelas están sanas andamos por la vida como si nada. Ni siquiera pensamos en ellas. Sin embargo, cuando aparece una molestia de muela, inmediatamente capta nuestra atención. Es lógico, pues es incómodo. Estamos así un tiempo, la molestia se torna en dolor y de pronto no pensamos en otra cosa que en ese dolor de muela. Nos convertimos en el dolor de muela. Hasta que recibimos atención. Ya que el dolor pasa y sentimos alivio nos ponemos realmente felices.  Súbitamente apreciamos y agradecemos tener nuestras muelas sanas otra vez. Sin embargo, pasado un tiempo, nos acostumbramos al “no dolor” de muela y dejamos de apreciarlo. No pensamos en ello y mucho menos lo agradecemos.

Si trasladamos este ilustrativo ejemplo a una situación cotidiana de vida, tal vez pase lo mismo que con la muela sana. Quizá gozamos de salud, tenemos trabajo, un techo y vestido, familiares y amigos vivos y sanos, libertad para expresarnos. Tal vez estamos bien, pero ¿apreciamos ese bienestar? ¿O nos cuesta apreciar lo positivo y nos enfocamos en lo que va mal o en lo que “podría” ir mal?

Si ante las dificultades solo nos enfocamos en lo que “duele” o desagrada, en lo que se sale de control y nos afecta quizá terminemos por únicamente ver eso. ¿Qué pasaría si en los momentos difíciles, decidiéramos echar un vistazo a lo que sí va bien en nuestra vida? Si contempláramos todo lo que nos genera felicidad o bienestar, como las personas que amamos. Apreciar lo positivo podría ayudarnos a sobrellevar los retos de la vida de mejor manera.

¿Qué es la gratitud?

La capacidad de reconocer, apreciar y valorar las cosas gratas se llama gratitud. Y estoy segura de que aún en el medio de la tormenta todos contamos con motivos para agradecer, como la bendición de estar vivos.

¿Cómo sería nuestra vida si iniciáramos cada mañana dando gracias? ¿Qué energía piensas que generaría en ti el ver y apreciar todas las maravillas de tu vida, todo lo que no duele? ¿Crees que esto te ayudaría a enfrentar tus problemas? La vida nos embiste con fuerza, hay problemas que nos sacuden, pero si la gratitud es la actitud con la que enfrentamos el embate es mucho más fácil sobreponernos.

Beneficios estudiados de la gratitud

La gratitud favorece las buenas relaciones. Agradecer es una forma de reconocer las contribuciones de otras personas y esto es a su vez apreciado por la persona que recibe el agradecimiento. En un estudio de parejas se encontró que las personas que se tomaron el tiempo para expresar gratitud por su pareja no solo se sentían más positivas hacia la otra persona, sino que también se sentían más cómodas expresando preocupaciones sobre su relación.

La gratitud mejora la salud física. Según un estudio de 2012, las personas agradecidas tienen más probabilidades de cuidar su salud, hacer ejercicio con más frecuencia y asistir a chequeos regulares, lo que probablemente contribuye a una mejor salud y mayor longevidad.

La gratitud aumenta el bienestar. La gratitud reduce emociones como envidia, resentimiento, frustración y el arrepentimiento. En múltiples estudios se ha observado el vínculo entre gratitud y bienestar, encontrando que la gratitud aumenta efectivamente la felicidad y reduce la depresión.

La gratitud es un antídoto para la agresión. Las personas agradecidas experimentan más sensibilidad y empatía hacia otras personas y un menor deseo de vengarse, incluso cuando otros se comportan de manera menos amable, según un estudio de 2012 de la Universidad de Kentucky.

La gratitud mejora el sueño. Reconocer las cosas por las que está agradecido y escribirlas en un diario  mejora el sueño, según un estudio de 2011 publicado en Psicología Aplicada: Salud y Bienestar.

La gratitud disminuye el estrés. En dos estudios realizados en el Reino Unido se observó que la gratitud aumenta la percepción del apoyo social, disminuyendo el estrés y la depresión.

Ejercicio práctico de gratitud

Ejercicio de gratitud

Te propongo que hagas un sencillo ejercicio.

  1. Tómate unos momentos para reflexionar en todos los motivos que tienes para agradecer y escríbelos en un papel.
  2. Nota las emociones y sensaciones que esto produce en ti
  3. Y guárdalo en tu cartera.
  4. Cuando algo que te aqueje saca el papel y léelo y compáralo con tu situación de ese momento.
  5. Nota hacia donde se inclina la balanza.
  6. Haz esta reflexión cada mañana durante 15 días y agrega todo lo nuevo que vaya surgiendo. Y léelo cada que necesites.

Quizá entonces la gratitud sea la actitud que te permita apreciar lo positivo y te dé la energía para salir adelante. Inténtalo y cuando lo hagas, regresa a este post y déjame un comentario. ¡Me encantará leerte!


Si te Ha gustado este post, compártelo en tus redes:

Claudia Vega

Mamá, pediatra y psicoterapeuta

Acompañante de personas en crecimiento que desean vivir sanas, plenas y felices.

2 comentarios en “La gratitud es la mejor actitud”

Dejar un comentario

Scroll to Top